Date

MakersPlace interview

Original Interview (English):

Traducción

Monfa, diseñador, ilustrador y artist digital nacido en Costa Rica y radicado en México, construye mundos encantadores e infantiles a partir de formas geométricas básicas. Con su serie de obras que ilustran hábitats remotos, desgastados y, a veces, aparentemente inhabitables, Monfa crea una tradición sin personajes claramente dibujados. En estas piezas, los personajes están implícitos en el lugar donde viven de la misma manera que las huellas implican que cierta especie estuvo aquí.

Una sensación de misterio y asombro impregna su obra, ya sea poblada o no. Un astronauta pescando desde un acantilado. Una farola flotante. Una caja de ritmos humanoide 808. Una caja de cartón de gira mundial llamada Henry.

“Los temas de mis dibujos son muchos, pero creo que puedo resumirlos en lugares fantásticos y casi reales, recuerdos prestados y sueños casi olvidados.” — Monfa

MP: Leí que solo comenzaste a dedicarte seriamente al arte y al diseño después de que nació tu hijo, Santiago (también conocido como Santy). ¿Puedes hablarme de esa decisión?

Cuando nació mi hijo tomé contacto con mi lado infantil, y fue como una explosión de inspiración que me daba ideas nuevas cada día. Me permitió concentrarme en temas sinceros que había ignorado y olvidado. Al principio pensé que debía buscar temas externos que fueran “vendibles”, cuando en realidad todo estaba dentro de mí.

Claramente, es difícil ver un tema infantil en mi trabajo porque, como mi hijo, mi enfoque ha cambiado, pero la clave que he mantenido es permitirme ver el mundo desde una perspectiva simple, como un niño admirando el mundo. por primera vez, como cuando vino mi hijo al mundo

Desde ese momento, cuando tenía unos meses, me di cuenta de que tenía que dar más de mí en todos los aspectos y que el arte era la forma correcta de demostrar mis habilidades. No me considero alguien que nació con talento. Formé mi talento a base de esfuerzo y trabajo extra.

Durante ese tiempo tenía un trabajo de oficina lejos de mi casa, y eran días pesados, pero aun así decidí que tenía que darlo todo y más, y cada mañana me levantaba a las 3:00 am para dibujar unas horas antes de ir a trabajar.

Tenía muy claro mi objetivo: quería ser artista, no por la fama ni por el dinero sino por tener la pasión por hacer algo y enseñarle a mi hijo que si haces algo que te gusta, serás feliz contigo mismo.

MP: ¿Puedes explicar tu obsesión por los hábitats?

Creo que el día que encuentre la respuesta a esa pregunta será el día que deje de dibujar estructuras habitables. Existe una cierta necesidad de sentirse cómodo con un tema o técnica para explorar otras áreas, ya sea la exploración artística o ampliar los límites.

Las estructuras habitables son un recuerdo de la infancia. De hecho, la forma en que dibujo casas es la misma forma en que dibujaba casas cuando era niño a partir de formas geométricas simples. Ahora, después de pasar por diferentes técnicas, escuelas de arte y academia, he retomado el tema como un instrumento para contar historias, historias incompletas que necesitan ser completadas por la audiencia.

Los Hábitats son postales de esas historias que no me atrevo a contar pero trato de colarme en la mente como un recuerdo; es como contar una historia sin contarla.

Muchas veces he intentado alejarme y dibujar otras cosas, pero siento que aún no he terminado de explorar esos lugares lejanos. Incluso cuando la temática parece postapocalíptica y parecen restos de civilizaciones, no son más que objetos aislados del resto del ruido del mundo. Como cuando viajas en tren, y ves un detalle en el paisaje y se te queda grabado en la cabeza, flotando aislado del resto de cosas a su alrededor. Un recuerdo, una idea fija persistente. Puede ser cualquier otra cosa, pero en este caso los espacios de vida me reconfortan, me hacen sentir como en casa.

MP: Henry the Box me parece un desafío para los lectores (presumiblemente niños) para despertar su imaginación en lugar de dejar que un narrador hable todo el tiempo. ¿Puedes contarme sobre el inicio de este proyecto? ¿Está completo?

Henry the Box. Gracias por traer eso a la mente de nuevo. Además de dibujar, escribo cuentos y cuentos, que nunca he publicado y que solo mi hijo o mi esposa conocen, pero de vez en cuando los comparto con el mundo pero solo como imágenes.

Henry fue un experimento personal, un reto personal de contar una historia con la menor cantidad de elementos posibles, de contar historias de lugares fantásticos sin decir una palabra, y teniendo una simple caja como personaje personal.

Durante la creación de Henry the Box, buscaba precisamente eso, que los jóvenes lectores usaran su imaginación para completar la historia de cómo una caja había llegado a un bosque, al ártico oa Marte. Fue un pequeño proyecto que terminó muy pronto, pero siempre tendrá muchas posibilidades de regresar y explorar nuevos lugares, incluso ha estado en la playa y en la cima de una montaña.

MP: Tu trabajo tiene la calidad de un libro de cuentos. ¿Puedes hablar del lado narrativo de tu proceso?

Todas mis obras son relatos, cuentos y capítulos de una gran novela que no ha sido escrita con letras sino con imágenes o paisajes.

Cuando dibujo, necesito pensar en la historia que hay detrás, para justificar por qué un elemento está en ese lugar o por qué hay una luz encendida en lo que parece ser una casa abandonada en un lugar inaccesible. A veces son historias que vienen de hace mucho tiempo y otras veces las escribo mientras dibujo. Como si vieras la escena de un gran castillo y un dragón volando sobre él, podrías imaginar una epopeya con caballeros y princesas, pero en mi caso son solo casitas donde vive (o no) gente corriente que ha vivido muchas historias.

MP: ¿Cuál es la historia detrás de Astro y sus aventuras?

Siempre quise ser astronauta. Desde pequeño era mi sueño y mi meta llegar al espacio y ver la majestuosidad del universo. Pero poco a poco ese sueño parecía lejano y mis cuadernos desordenados llenos de dibujos y mis malas notas en matemáticas eran un claro indicador. Pero nunca abandoné la idea, y aunque no podía ir físicamente al espacio, al menos dejaría que mi mente y mi imaginación viajaran al espacio profundo y a mundos distantes.

Astro apareció por primera vez en 2010 cuando dibujé la silueta de un astronauta en mis primeras tarjetas de presentación cuando era diseñador independiente. Luego seguí dibujando al astronauta en diferentes lugares y en diferentes situaciones. Astro es un autorretrato de mis sueños que sí logré, al menos en mi imaginación.

MP: Hay algo en su trabajo que se siente como si hubiera historias del tamaño de Gabriel García Márquez contenidas en cada una, por ejemplo, Citabria, Coast Town of the East. Usted describe Citabria como “una gran red de túneles [que] son ​​el hogar de los Cibaritas”. ¿Hay más de Citabria por venir?

Esa historia siempre ha estado ahí. Lo he contado por partes durante muchos años: planetas, paisajes, personajes y descripciones están ahí dispersos a lo largo de muchas obras. Citabria es el lugar donde emerge la heroína de esta historia: ANIMA, quien desde un pequeño pueblo costero logra imponerse y salvar no solo a su pueblo sino a lo que queda de la humanidad en un planeta lejano lejos de la Tierra perdida.

Es una obra de ciencia ficción que vengo escribiendo desde que era adolescente y que quizás algún día termine y comparta de una manera más ordenada. Mientras tanto, son muchos los lugares, rincones y personajes que seguirán mostrándose en paisajes y escenarios. Ciencia ficción escrita por un latino, no creo que sea posible evitar sentirse tropicalizado y por eso trato de mantener esa magia y ese realismo.

MP: Si pudieras enseñarle al mundo sobre un pequeño rincón de la totalidad de tus influencias artísticas, ¿en qué las convertirías?

Mi influencia es una amplia mezcla de géneros, artistas y la vida cotidiana. Desde grandes artistas como Vincent van Gogh, Picasso o los pequeños artistas de mi país Costa Rica que dibujaron casas típicas en paisajes idílicos, o la influencia de ilustradores modernos o dibujantes de historietas, o artistas desconocidos que venden su arte en la calle.

Estudié bellas artes y aunque hice mis deberes de historia del arte, creo que más allá de los nombres, las imágenes que quedaron grabadas en mi cabeza son la fuente de mi inspiración, pero para eso hay que ver mucho arte y saber hacer. los artistas han sabido encontrar una manera de expresarse.

Puedes ver un cuadro renacentista de un pintor desconocido y encontrar allí tu inspiración e influencia o puedes ser un artista famoso y actual y apreciar la forma en que resolvió una interpretación. Aprendes más sobre un artista apreciando cómo dibuja una línea que leyendo una biografía.

MP: ¿Cuál es su consejo para los artistas que recién ingresan al espacio?

Compártete con el mundo. Sé sincero y fiel a lo que te apasiona. Aprende a trazar una línea entre tú y el mundo exterior pero no como una barrera que no deja entrar ni salir nada, sino que filtra y se alimenta del mundo para buscar inspiración.

El mundo del arte no está hecho para ser millonario o un negocio, eso es solo un factor secundario que se agradece aún cuando la ganancia sea solo un Like. El arte es un camino, un proceso personal que busca un objetivo de superación y un reto para crear, cada obra es parte de ese proceso, y por eso hay que disfrutar del camino sin esperar a llegar a un destino. El arte siempre será un proceso inacabado.

Entrar al mundo NFT es una excelente oportunidad para darte a conocer pero sobre todo una razón para crear y una plataforma para compartir tu arte y llegar a esa persona al otro lado del mundo que ha estado esperando esa representación de ese sentimiento.

More
articles